¿Cómo reaccionar frente a un terremoto?

Por desgracia para todos nosotros, los terremotos siguen siendo impredecibles y hasta ahora los cientificos y estudiosos no aciertan en sus predicciones y seguimos teniendo desastres por terremotos con grandes daños personales y materiales.


La mayoría de personas piensan que tener agua embotellada a mano es una buena idea. Esto es cierto, siempre y cuando tenga suficiente. Muchos están seguros de que ponerse de pie debajo del marco de una puerta durante un temblor es también una buena idea, esto solo funciona para marcos reforzados estructuralmente, no para puertas de tabique y menos en lugares publicos donde puede ser arrollado por las personas que tratan de salir.

Los servicios de electricidad, agua, gas y teléfono pueden dejar de funcionar después de un terremoto, igualmente, la Policía y los Bomberos se encontrarán extremadamente ocupados, así que es necesario que te prepares para valerte por ti mismo durante 3 días a 1 semana.



Por lo tanto, necesitarás alimentos y agua (se recomienda un galón por persona por día), un botiquín de primeros auxilios: extintores adecuados para todo tipo de fuegos, linternas, una radio portátil, pilas de repuesto, mantas, ropa, zapatos y dinero (recuerde que lo más seguro es que los cajeros automáticos no estén funcionando) medicamentos, una llave ajustable o de tubería para cerrar posibles salidas o escapes de gas o agua. También será necesario tener alimentos para bebés y para mascotas (en caso de que se necesitaran), y también poseer una fuente alternativa que reemplace la cocina, bien sea una barbacoa o una estufa de campamento).

Asimismo, es aconsejable decidir de antemano cómo y dónde se reunirá la familia si se llegara a separar durante el terremoto, llevar a cabo prácticas o simulacros previos en el hogar puede ser de gran ayuda. Puedes elegir un amigo o familiar que no viva en el área del terremoto para que todos puedan llamar y constatar que se encuentran bien.

Proteja los calentadores de agua, electrodomésticos y muebles altos y pesados ​​para evitar que se vuelquen o derrumben, son medidas no solo recomendadas sino prudentes. Recuerde también almacenar los líquidos inflamables o peligrosos y los objetos pesados ​​y frágiles en estantes bajos o en gabinetes de seguridad para evitar daños o consecuencias mayores luego del fenómeno natural.

Finalmente, no olvide discutir con su agente de seguros las posibilidades de cobertura de riesgo en estos casos, así sabrá previamente hasta qué punto su hogar y su familia se encuentran asegurados, y si no lo están, pueda hacerlo con la antelación necesaria antes del siniestro.

Durante el terremoto, si se encuentra en el interior de su casa, quédese allí y ubíquese debajo de una mesa, cama o escritorio con suficiente solidez, manténgase alejado de paredes exteriores, muebles pesados, cristales, chimeneas y electrodomésticos en general. Recuerde que la cocina es un lugar peligroso. Si se encuentra en una oficina, manténgase lejos de las ventanas y paredes exteriores y por ningún motivo use los ascensores, proteja su cabeza debajo de una mesa solida, no encienda cerillas o mecheros, puede haber escapes de gas, si ve un fuego, apagelo.

Si por algún motivo está fuera de su casa, manténgase alejado de edificios, cables y líneas eléctricas o de cualquier otro objeto que pueda caer sobre usted.

Si va conduciendo, aléjese del tráfico y deténgase, evite estacionarse bajo puentes o pasos a desnivel y manténgase lejos de árboles, postes de luz, señales y cables de electricidad.

Despues del terremoto, revise sus instalaciones energeticas, gas, luz etc. Las comunicaciones pueden estar bloqueadas, use lo menos posible el telefono. Este prevenido ante posibles replicas. Las calles deben permanecer despejadas para el paso de vehiculos de emergencia, ayude en este tema. No mueva a heridos graves salvo por seguridad.