5 objetos cotidianos que debemos desinfectar

Comúnmente podemos encontrarnos con campañas de salud pública acerca de la importancia de lavarnos las manos de manera regular, sin embargo no nos cuentan información de los artículos más contaminados.


Para evitar enfermedades causadas por los gérmenes, les recomiendo comprar gel o toallitas desinfectantes, ambos puedan ser adquiridos en los supermercados. A continuación voy a mostrarles los 5 objetos que debemos desinfectar constantemente.

1. Control remoto

El control remoto es unos de los aparatos más usado en los hogares y aún así no es visto como algo contaminado, porque a simple no parece estar sucio, sin embargo en su cubierta se encuentran bacterias provenientes de los miembros de la familia. La costumbre de limpiarlo les ahorrará la molestia de sufrir malestares estomacales entre otros inconvenientes.


2. Carrito de supermercado

En algunos mercados están ofreciendo jabón y toallitas desinfectantes en la entrada, justo antes de agarrar un carrito. Esto no es extraño, pues solamente en la parte donde colocamos las manos hay más de un millón de bacterias, según un estudio de la Universidad de Arizona. Imagínense a cuantas enfermedades estamos expuestos en una situación tan cotidiana.

3. Almohadas

No importa lo cómoda que sea tu almohada, contiene gérmenes provenientes de piel muerta, restos de bacterias, suciedad y bichos. A pesar de eso los riesgos para la salud son mínimos, según un estudio del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.

4. Cajeros automáticos

Los cajeros automáticos son cuna de bacterias, ya que miles de personas los utilizan diariamente. Después de usarlos recuerda lavarte las manos con jabón desinfectante. Casi todas las cosas que tengan relación con el dinero están contaminadas de forma grave.

5. Menú del restaurante

La mayoría de las personas que van al restaurante no han lavado sus manos antes de pedir su orden y los empleados no se toman la molestia de desinfectarlos antes de entregarlos. Por eso es recomendado lavarse las manos después de pedir el platillo y evitar tocar los cubiertos con la carta.